Lupus y Embarazo

Lupus y Embarazo 

Una mujer con Lupus generalmente es joven,  tiene la necesidad de procrear y puede hacerlo sin problema la mayoría de las veces. Lamentablemente todavía existe en muchos médicos la noción de que Lupus y embarazo son incompatibles. Algo parecido a la relación Lupus y sol; Por el contrario, Lupus y embarazo son compatibles la mayoría de veces aunque los embarazos deben planearse cuidadosamente y requieren un seguimiento meticuloso.

Una paciente con Lupus tiene fertilidad  normal, cuando desea evitar el embarazo es preferible utilizar métodos  profilácticos porque los  anticonceptivos orales y otros preparados hormonales pueden exacerbar la enfermedad. De la misma forma, los dispositivos intrauterinos (DIU) pueden aumentar el riesgo de infecciones en pacientes inmunosuprimidos.

La relación entre Lupus y embarazo es también un tema controvertido.  En algunas series numerosas de pacientes hay una mayor frecuencia de brotes durante el embarazo. En otras, la frecuencia de los brotes no es mayor que la que presentanlas pacientes con Lupus no embarazadas. En general, puede afirmarse que si la enfermedad se activa durante el embarazo  estos brotes suelen ser leves o moderados y fácilmente controlables modificando las dosis de corticosteroides.

Debe evitar embarazarse una paciente con Lupus que tenga una enfermedad activa moderada-severa, o que haya tenido compromiso renal importante, puesto que en estos casos los brotes pueden ser severos durante el embarazo.

Por otra parte es claro que en los meses que siguen al parto las exacerbaciones son frecuentes.

Por todas estas razones, si bien el embarazo no está contraindicado en pacientes con Lupus, es necesario monitorear cuidadosamente la actividad de la enfermedad y las posibles complicaciones  de órganos afectados previo al embarazo, el  momento ideal para la fecundación es después de varios meses de remisión clínica de la afección. Esto disminuye marcadamente la frecuencia de brotes durante el embarazo subsiguiente.

Es importante señalar que existe un mayor número de pérdidas fetales, prematuridad y de retraso de crecimiento uterino en los niños de madres Lúpicas que en la población normal, y que este factor esta vinculado a la presencia de anticuerpos antifosfolipídicos, los que deben ser determinados antes de pensar en un embarazo, pues pueden ser manejados con dosis bajas de aspirina o heparina de bajo peso molecular.   Esto debe ser claramente explicado a la futura madre en el momento de planearse el embarazo, poniendo énfasis en el buen pronóstico en general y en la mayor posibilidad de pérdida fetal.

El pronostico del embarazo en el Lupus ha mejorado en base al mejor conocimiento de la patología y a su manejo, pero el factor más importante es la interelación cercana entre Reumatólogo y Gineco-Obstetra. Los esteroides son inactivados en la placenta y no llegan al feto. La prednisona no llega a la leche materna por lo que no debe existir mayor preocupación por la madre en relación a su hijo.

No se han reportado hasta el momento anormalidades congénitas en hijos de pacientes que reciben Hidroxicloroquina por lo que no deben ser suspendidas durante el embarazo, si fuese necesario, azatioprina  también puede ser indicado durante el embarazo. La mayoría de las series publicadas no describen efectos secundarios sobre el feto. Existe una amplia experiencia en seres humanos con esta droga derivada del tratamiento de madres trasplantadas que se embarazan.

El metotrexate o la Ciclofosfamida son claramente teratogénicas (productoras de malformaciones fetales)  y su uso debe evitarse.

Dr. Luis Zurita Gavilanes

unera1

Por el hecho de ser reumatólogos clínicos y ver pacientes diariamente, contamos con el privilegio de poder proveerle información actualizada sobre el diagnóstico y tratamiento de artritis y los emocionantes cambios que han surgido en los últimos años en el campo de la reumatología.